17 diciembre 2005

IU y la fe

No entiendo a IU. Ni en toda esta historia del estatuto ni en muchas otras cosas.

En esta noticia del mes pasado, Félix Taberna, responsable de Modelo de Estado de Izquierda Unida y parlamentario de Navarra dice:

El nacionalismo, el culto a la patria, la identidad colectiva, la interpretación sobre la historia o el destino de una determinada comunidad cabe en el mismo ámbito de la creencia en que tienen su lugar las convicciones religiosas, morales y políticas.

Estas creencias no están sometidas a demostración ni a impugnación racional o científica porque son creencias muy importantes para quienes las profesan, porque dan sentido a su existencia y a su devenir vital. [..] El sistema político debe respetarlas en un marco pluralista; pero no debe imponer ni privilegiar una frente a otra.

Suena muy bien. Casi tan bien como esa utopía de la desnacionalización.

Lo que no entiendo es como el mensaje neto (el titular resumen) de la declaración puede ser:

IU pide al Gobierno que "respete la voluntad" de los partidos catalanes en la definición de Cataluña.

Las leyes fundamentales del Estado no están para tomar partido en asuntos de fe. Ni por mayoría simple, ni por mayoría cualificada.