01 diciembre 2005

Molestias

Internet está lleno de molestias.

La mayoría son inofensivas, se acaban cuando apagas el PC, pero otras no.

Leer textos con faltas de ortografía es una de las que deja secuelas.

Tengo mecanismos de protección contra la falacia, la demagogia, los sofismas y la mentira (hasta cierto punto). Pero las faltas de ortografía son capaces de entrar en mi cerebro discretamente, echar raíces y quedarse.

Cuando alguien detecta que cometo alguna, me hace un favor si me lo dice. Procuro no tomármelo como un ataque personal.